Ácido fólico influencia la salud del feto

Jornal Estado de Minas | 18/01/2016
En Brasil, el 52% de las mujeres se embarazan sin planear. El dato es de la investigación "Nascer no Brasil" [Nacer en Brasil] – Encuesta nacional sobre parto y nacimiento, realizada por la Fundação Oswaldo Cruz (Fiocruz) en 2014. Es decir, más de la mitad de los bebés del país no se benefician del efecto protector del suplemento periconcepcional (que antecede al embarazo) del ácido fólico o vitamina B9. Eso porque la recomendación es de que la dosis diaria de 400 microgramos (o 0,4 miligramos) debe ser iniciada 30 días antes de la gestación y perdurar durante el primer trimestre de embarazo. El beneficio del uso de esa vitamina del complejo B en la prevención contra defectos del tubo neural (DFTN) – como la anencefalia, espina bífida y encefalocele – ya está bien documentado y consolidado en estudios que se iniciaron hace más de 50 años.

Nuevas pesquisas, sin embargo, amplían el efecto protector de la vitamina B9 para la salud del niño. Profesor titular de obstetricia de la Facultad de Medicina de la Universidade Federal de Minas Gerais (UFMG), Antonio Carlos Vieira Cabral cita que el suplemento del ácido fólico previene contra otras anomalías, como labio leporino y hendidura palatina. "Además de los efectos faciales, protege al feto contra cardiopatías congénitas y contra los efectos negativos de fármacos que la madre necesita usar durante la gestación – depresión y epilepsia, por ejemplo. En esos casos, el ácido fólico antagoniza las acciones de esos medicamentos en el embarazo", afirma.

Nuevos abordajes sugieren todavía una protección contra el autismo y la obesidad. "Hemos investigado la importancia del suplemento con ácido fólico en la prevención de trastornos como el autismo y disturbios crecientes entre los niños, como la obesidad. Ese es un campo aún sin límites y es probable que en los próximos años sean descubiertos todavía otros beneficios en esa relación", afirma el especialista.

Cabral dice que el ácido fólico empezó a ser usado de manera empírica. "Las gestantes tomaban y los pesquisidores observaban el resultado para después ir atrás de la explicación del por qué se obtenían los efectos positivos en la prevención de los DFTN. Ya en los últimos 20 años, las pesquisas tienen el objetivo de entender el beneficio del suplemento para evitarse otras anomalías. Recientemente, estudios indicaron la capacidad del ácido fólico en la formación del ADN. Además de ayudar al código genético, esa vitamina promueve la expresión génica, es decir, facilita que los genes se expresen de forma adecuada. Hoy sabemos que el ácido fólico tiene relación directa con la genética", explica. En ese nuevo abordaje, según él, ya se sabe que el folato tiene acción sobre la madurez del neurodesarrollo de los fetos.

IMPORTANCIA DE LA DOSIS CORRECTA

Presidente de la Comisión de Perinatología de la Federação Brasileira das Associações de Ginecologia e Obstetrícia (Febrasgo) y profesor de la Universidade Federal de Paraíba (UFPB), Eduardo Borges Fonseca afirma que el ácido fólico previene entre 70% y 80% contra los defectos del tubo neural. Según él, el protocolo de 400 microgramos (o 0,4 miligramos) de ácido fólico 30 días antes de la gestación y en el primer trimestre del embarazo es defendido por las principales organizaciones de salud en el mundo, y cita a la International Federation of Gynecology and Obstetrics (Higo), al American College of Obstetricians and Gynecologists (Acog) y al Royal College Of Obstetricians and Gynecologists (RCOG).

En Brasil, según él, el mayor problema – además de la falta de planificación familiar que impide el suplemento periconcepcional de la vitamina B9 – es la dosis suministrada por el Sistema Único de Salud (SUS) que no sigue la prescripción internacional. "La Relación Nacional de los Medicamentos (Rename) determina que el medicamento esté disponible en gotas en la red pública de salud en una dosis de 0,2mg/ml – cantidad que sería adecuada para el uso de las gestantes. Sin embargo, las unidades básicas de salud disponen el suplemento en la dosis de 5mg. El ácido fólico no está disponible en la red pública para prevención contra defectos en el tubo neural, sino para tratar anemia", destaca. Eduardo Fonseca alerta todavía que la súper dosis de ácido fólico también tiene repercusiones negativas en la salud del feto. "Ya existen estudios que asocian altas dosis de esa vitamina con alteraciones en el desarrollo neuropsicomotriz del niño", dice.

El profesor de la UFMG Antonio Carlos Vieira Cabral destaca todavía que la dosis de 5mg de ácido fólico ofrecida por el SUS no puede ser diaria. "Lo ideal es que se use la dosis correcta – de 0,4 miligramos diariamente – para evitar la súper dosis. Caso contrario, el suplemento puede tener un efecto paradójico en el niño, perjudicando el neurodesarrollo o hasta propiciando una malformación. Nunca se debe usar vitamina en exceso. Necesitamos acabar con esa idea equivocada de que ‘cuanto más vitamina, mejor'. La dosis excesiva es tan perjudicial como la falta de ella", observa.

Además de reforzar que el periodo mínimo para el suplemento periconcepcional es de 30 días, el especialista explica que el período máximo puede ser de años (desde que en la dosis correcta). "Si la mujer no se embaraza en 30 días, continúa con la dosis diaria de 400 microgramos." Cabral añade que el uso del ácido fólico puede ser extendido durante toda la gestación y no apenas en los tres primeros meses. "En el segundo y tercero trimestre, el suplemento tiene por objetivo la acción en otras estructuras. Desde el punto de vista de la madurez, la formación del cerebro no acaba con tres meses, pero perdura hasta el final del embarazo. Durante las 40 semanas, en cualquier momento, existe el riesgo de comprometer esas estructuras. Así, el ácido fólico habrá cumplido toda su finalidad: tanto en la prevención contra anomalías y en el auxilio de la madurez del neurodesarrollo", evalúa.

FALTA INFORMACIÓN

Eduardo Borges Fonseca condujo, por la UFPB, un estudio que evaluó el uso del ácido fólico en 500 mujeres que dieron a la luz en maternidades públicas y privadas. "La mitad se embarazó sin planificación y no logró la protección del ácido fólico para la salud del feto. En esos casos, es común la mujer buscar un médico después del atraso menstrual, es decir, con seis semanas de gestación, siendo que el tubo neural del bebé se forma entre 57 y 60 días. O sea, si no lo toma previamente, la gran mayoría pierde esa ventana de formación", destaca.

Otro dado alarmante es que, en el grupo de las mujeres que planearon la gestación, 30% utilizaron el ácido fólico, pero apenas 10% en la dosis correcta. "El principal factor determinante encontrado en la pesquisa fue el socioeconómico. Cuanto más alto el nivel socioeconómico, mayor fue la adhesión del uso correcta del suplemento de ácido fólico. La constatación nos muestra que la información es factor preponderante en la prevención contra los DFTN", afirma Fonseca.

Es importante saber todavía que los defectos de cierre del tubo neural son multifactoriales y resultan de la acción combinada entre los genes y el ambiente. "En ese caso, el factor ambiental que tiene importancia es el ácido fólico que, usado en dosis pequeña, disminuye la incidencia global de los DFNT. Ya cuando una pareja tiene un hijo con defecto de tubo neural, el riesgo del segundo niño tener el mismo problema es de aproximadamente 4%. Con el uso del ácido fólico, el riesgo cae para 1%", observa Fonseca. De esa forma, según él, esa vitamina del complejo B actúa de dos modos: en la prevención contra la ocurrencia y en la disminución de la recurrencia.

El especialista añade que las repercusiones para la vida del niño pueden ser más graves o menos graves de acuerdo con la altura donde esté la apertura del tubo. "Cuando el defecto del tubo neural es en la parte más alta (o superior del tronco) el compromiso es mayor. Si fuera más baja, es decir, acometer la región lumbosacra, el compromiso es en las piernas y en los esfínteres", aclara. En ese caso, el niño puede tener problema de incontinencia urinaria y fecal, además de dificultad para andar.

ALIMENTOS RICOS EN ÁCIDO FÓLICO

Resolución de la Agência Nacional de Vigilância Sanitária (Anvisa/RDC 344, del 13 de diciembre de 2002) tornó obligatoria la fortificación de harinas de trigo y maíz con ácido fólico y hierro en razón de los altos índices de anemia en el país, además de otras enfermedades causadas por la deficiencia de esas sustancias. Desde entonces, cada 100 gramos de harina de trigo o de maíz deben contener 4,2 miligramos de hierro y 150 microgramos de ácido fólico.

El presidente de la Comisión de Perinatología de la Febrasgo, Eduardo Borges Fonseca, afirma que esa fortificación minimiza la no planificación del embarazo con relación al efecto protector periconcepcional del suplemento de ácido fólico. "Pero es necesario dejar claro que esa fortificación no sustituye la necesidad de suplemento", alerta.

Antonio Carlos Cabral refuerza que la prescripción recomendada por las principales entidades de salud alrededor del mundo ya toma en cuenta la fortificación de las harinas. "Con las harinas, las mujeres absorben aproximadamente el 70% de lo necesario de la vitamina", dice. Para él, el gran problema de confiar en el bastión es que no es posible saber si lo que consta en el rótulo está realmente siendo ofrecido. "El ácido fólico no es barato y no son todas las empresas de alimentos que tienen un control rígido de calidad", añade.

Es importante recordar todavía que el ácido fólico no es significativo solamente para las mujeres embarazadas y sus bebés. Nutricionista de Oba Hortifruti, Lívia Nogueira explica que el folato también tiene un papel importante en el organismo de adultos y niños. "El ácido fólico actúa en la producción de hemoglobina de la sangre y su deficiencia en el organismo puede causar anemia, inflamación de la lengua, deterioro mental e inclusive problemas relacionados al sistema gastrointestinal, como diarrea", explica. Según ella, la preparación de alimentos ricos en ácido fólico debe ser criteriosa, pues cerca del 50% al 95% de esa vitamina es fácilmente modificada en contacto prolongado con el oxígeno del aire o temperaturas altas, lo que perjudica su acción en el organismo.


DEFECTOS DEL TUBO NEURAL

La incidencia de los defectos del tubo neural es de una persona a cada mil nacimientos: el 40% es de anencefalia (incompatible con la vida), 40% espina bífida (el niño puede no andar, tener incontinencia fecal y urinaria y atraso en el desarrollo) y 20% encefalocele. Profesor de pediatría de la Facultad de Medicina de la UFMG y coordinador del Servicio de Genética del Hospital das Clínicas, Marcos Aguiar explica que el sistema nervioso central comienza como un tubo abierto para después cerrarse y es en ese cierre que actúa el ácido fólico.

• Anencefalia: ausencia completa o parcial del cerebro y del cráneo. La anomalía es incompatible con la vida y se encuadra en uno de los casos en los que el aborto está garantizado por ley en Brasil.

• Espina bífida: defecto de cierre óseo posterior de la columna vertebral. La anormalidad congénita puede presentarse de formas diferentes. Puede ser oculta y asintomática (espina bífida oculta), presentar las meninges expuestas (meningocele) o, además de las meninges, la médula y las raíces nerviosas pueden estar expuestas (mielomeningocele)

• Encefaloce: análogo al defecto de cierre de la columna vertebral, solo que ocurre en la tapa craneal. Es decir, el cerebro y las meninges quedaban con hernias (se quedaban expuestas) a través de esa apertura en la tapa craneal. Es como si una persona hubiera sufrido un accidente de tránsito con pérdida de masa encefálica.

QUÉ COMER

Vea qué incluir en la alimentación y cómo disponer el alimento

• Brócolis: Para preservar el ácido fólico, lo ideal es cocinar el vegetal rápidamente al vapor.

• Coliflor: Consumir cruda o cocida al vapor en ensaladas, sopas y caldos.

• Espinaca: Puede ser consumido crudo o cocido al vapor. Incrementa ensaladas, tortas, quiches, sopas y caldos.

• Hígado: Para aprovechar buena parte del nutriente contenido en ese alimento, debe ser consumido al punto.

• Frijoles: Es importante consumir no solo el grano, sino también el caldo, que durante el cocimiento concentra gran parte del ácido fólico.
Ver en la íntegra
arrow_backward Leer más Material
Atención al Cliente 0800 724 6522
faleconosco@biolabfarma.com.br
Manténgase conectado