Biolab invierte R$ 450 millones en nueva fábrica en Minas Gerais

Jornal Valor Econômico - Empresas/SP | 24/07/2017
Fonte: Stella Fontes
La farmacéutica nacional Biolab, de los hermanos Cleiton y Paulo de Castro Marques, invertirá R$ 450 millones en un nuevo complejo industrial en Pouso Alegre (MG). La unidad producirá hasta 200 millones de unidades por año y triplicará la capacidad fabril del laboratorio, que el año pasado facturó R$ 1,25 mil millones.

Líder en ventas y prescripción de medicamentos usados en cardiología en el mercado brasileño, según la consultoría IMS Health, Biolab tiene otras tres fábricas con capacidad total para 100 millones de unidades por año, y planea desde 2014 la construcción de su cuarta unidad.

De acuerdo con el presidente del laboratorio, Cleiton de Castro Marques, la fábrica de Pouso Alegre será la mayor de Biolab. El foco de la nueva producción será el mercado brasileño, pero, una vez que la unidad tendrá certificaciones de la agencia americana Food and Drug Administration (FDA) y de su equivalente en Europa, la European Medicines Agency (EMA), la idea es también exportar medicamentos. La nueva fábrica debe generar 500 empleos directos.

La farmacéutica llegó a comprar un área en el municipio minero de Estiba, que está cerca de Pouso Alegre, para llevar adelante el proyecto, sin embargo, cuestiones relacionadas a infraestructura resultaron en el cambio de planes y de ciudad.

En minas hay incentivo fiscal de 3% del Impuesto sobre Circulación de Mercaderías y Servicios (ICMS), pero lo que llevó al laboratorio a Pouso Alegre - hoy, todas sus fábricas están en São Paulo – fue la consolidación de la ciudad como polo industrial y farmacéutico. En la ciudad, entre otras farmacéuticas, están instaladas la Unión Química y Cimed, pertenecientes a miembros de la familia Marques – dueña también del hotel cuatro estrellas Marques Plaza Hotel.

En dos o tres meses, dijo el empresario, deben ser iniciados los trabajos de terraplén y la unidad entrará en operación entre 2020 y 2021. La capacidad instalada de la unidad será gradualmente ocupada, acompañando el crecimiento de la demanda por medicamentos de su portafolio – sobretodo cardiología, que representa 50% de las ventas, dermatología y ginecología.

Del total a ser invertido, dijo Marques, 40% vendrá de recursos propios y 60% en financiación del Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social (BNDS) y de otras fuentes. “La mayor parte de los desembolsos debe ocurrir en 2019”, afirmó. Hoy, el mayor centro fabril de Biolab queda en Jandira, dedicado a la producción de medicamentos sólidos no hormonales. Allí, el laboratorio acaba de invertir más R$ 50 millones en una fábrica de cápsulas de gelatina, con inicio de operación previsto para agosto.

En la fábrica de Taboão da Serra, la farmacéutica produce sólidos e inyectables hormonales. La unidad de Bragança Paulista, a su vez, está dirigida a la producción de alimentos funcionales, semisólidos y líquidos. Biolab es todavía socia de Eurofarma en Orygen, que producirá anticuerpos monoclonales en São Carlos (SP).

Además un centro de pesquisa y desarrollo en Itapecerica da Serra (SP), que cuenta con 100 profesionales, Biolab tiene un centro de pesquisa y desarrollo en Toronto, Canadá, con inauguración marcada para el mes próximo. “El primer paso es la inauguración del centro de pesquisas en Canadá, con la producción de dossier que atiendan a las autoridades regulatorias de Estados Unidos y Europa. El segundo paso es la certificación de la nueva fábrica”, explicó Marques.

Para 2017, la previsión es de crecimiento del 8% al 10% en la facturación de Biolab, que percibió, como efecto de la crisis, la migración para cajas de medicamentos con menor número de unidades. “Aún sentimos esa migración para productos de ticket menor”, añadió.

Aun así, la decisión fue por ejecutar la inversión en la nueva fábrica una vez que el mercado farmacéutico es más fuerte que otras áreas y la propia industria tiene ciclos largos. Para este año, la expectativa para el mercado nacional de medicamentos es de crecimiento del 8%. Cuestionado sobre la posibilidad de ir de compras, el empresario comentó que los activos farmacéuticos de calidad en el país están caros. “Queremos crecer orgánicamente”, afirmó.

El año pasado, los hermanos Castro Marques (Cleiton, Paulo y Fernando) terminaron una disputa judicial relativa a una participación accionaria cruzada en Biolab y en la Unión Química. Mientras Cleiton y Paulo se quedaron con Biolab, Fernando asumió solo el control de la Unión Química.
Ver en la íntegra
arrow_backward Leer más Material
Atención al Cliente 0800 724 6522
faleconosco@biolabfarma.com.br
Manténgase conectado