El aumento de la esperanza de vida es realidad. Especialista muestra cómo llegar a la vejez con calidad

Hoja de noticias de la ciudad | 22/02/2020
Fonte: Hoja de noticias de la ciudad
Alrededor del 30 % de las personas mayores de 60 años tienen problemas con la sarcopenia, entendida como la pérdida de masa, fuerza y rendimiento de la musculatura. La buena noticia es que este mal puede tener su impacto reducido o retrasado con cuidados simples a lo largo de la vida.
 
"Alrededor de los 30 años, comenzamos a perder masa muscular en un proceso natural, pero la velocidad de esa pérdida y el impacto que tiene en la calidad de vida del paciente resulta directamente de la cantidad de masa magra que las personas tienen en el cuerpo: cuanto menos masa magra tenemos, más riesgos tenemos", dice el Dr. Roberto Miranda, cardiólogo y geriatra.
 
Según los datos del IBGE (2018), la esperanza de vida al nacer para los brasileños aumenta año tras año y ya alcanza los 72 años para los hombres y los 79 años para las mujeres, además de ser cada vez más común, personas que celebran más de 100 años. Pero estos números se superan cuando pensamos por grupo de edad, aún según el IBGE una mujer con 60 años, por ejemplo, en promedio vivirá otros 22,9 años, superando así el número estimado al nacer.
 
Mucho se dice acerca de cómo el país está o no está preparado para cuidar de estas personas y poco acerca de cómo la población se está preparando para vivir más y mejor. 
 
El Dr. Roberto Miranda explica que el individuo con poca masa magra se vuelve "débil" y la condición puede agravarse con la incidencia de una enfermedad aguda. Por ejemplo: una persona mayor con una buena cantidad de masa magra tiende a recuperarse mejor de la neumonía, porque el cuerpo utiliza este recurso para ayudar a la recuperación. Con el cuadro estabilizado, todavía queda masa para recuperarse y volver a sus actividades rutinarias. Lo mismo no ocurre con los ancianos con poca masa magra. Él tiene las posibilidades de muerte o dependencia ampliadas, ya que su cuerpo puede no tener la fuerza para recuperarse completamente de una enfermedad puntual.
 
"Otro problema es la pérdida de masa y tejido óseo (osteoporosis), que también es común y aumenta el riesgo de fracturas, que son extremadamente complicadas para tratar y recuperar a los pacientes", dice el geriatra.
 
Según el Ministerio de Salud, aproximadamente 10 millones de brasileños tienen osteoporosis, lo que causa 1 millón de fracturas al año. Estos problemas graves pueden ser minimizados (o pospuestos) con cambios simples en la vida cotidiana: tener un estilo de vida activo, lo que significa al menos 5 mil pasos por día, o hacer media hora de caminata; tener alimentación equilibrada, que no restrinja los alimentos, sino que reduzca la ingesta de aquellos que no contribuyen a la salud; tener equilibrio emocional, para que el cuerpo no sufra las consecuencias de problemas menores; evitar el exceso de alcohol y no fumar.
 
Otra herramienta importante es la suplementación, que le proporciona al cuerpo nutrientes esenciales cuando no se aportan a través de la dieta nutricional estándar. Un ejemplo clásico es la ingesta de proteínas, que la mayoría de las veces no alcanza la recomendación diaria. Una gran fuente de proteínas son los péptidos de colágeno que están libres de alérgenos como la proteína de la leche, soja y gluten. Una combinación adecuada y equilibrada de proteínas asociadas con vitaminas, minerales y aminoácidos de cadena ramificada (BCAA) son indispensables para la síntesis muscular que ayuda a la prevención de la sarcopenia.
 
Para la salud de los huesos y contra la osteoporosis, se requiere una ingesta adecuada de calcio, vitamina D, K y magnesio. Recordando que los huesos no están formados solo por calcio y que la ingesta de proteínas para los huesos, además de la vitamina D y magnesio, es fundamental para la formación de un compuesto óseo de calidad, sin olvidar el papel de la vitamina K2 como portador de calcio para los huesos evitando que se acumule en las arterias y los riñones. Vale la pena mencionar que hay varias fuentes de calcio, y que el malato de citrato de calcio, entre los compuestos de calcio es el mejor absorbido por nuestro cuerpo, llegando a casi 2 veces más absorbido que el carbonato de calcio.
 
Una alimentación equilibrada, ya sea a través de una dieta nutricional estándar o suplementada, y la práctica de la actividad física regular son la clave para mantener el cuerpo en condiciones de ofrecer la mejor respuesta a las necesidades habituales, promoviendo un envejecimiento más saludable y longevo.
 
"Nada de esto es fácil, pero los resultados son evidentes y comprobados por numerosos estudios. Así que mi consejo para todos es: dejen de postergar. Comiencen a hacer una diferencia hoy, independientemente de su edad", añade el Dr. Roberto Miranda.
Ver en la íntegra
arrow_backward Leer más Material
Atención al Cliente 0800 724 6522
faleconosco@biolabfarma.com.br
Manténgase conectado