Medicamento en asociación con USP sostiene internacionalización de Biolab

Portal Panorama Farmacêutico | 17/09/2019
Entre los principales laboratorios farmacéuticos de Brasil, Biolab es el más joven, con solo 22 años, y se orienta por la innovación para acelerar su proceso de internacionalización. La estrategia para lograr este objetivo es el principal medicamento de la compañía, el antiemetrótico Vonau Flash (ondansetrón), indicado para vómitos y náuseas. Desarrollado por la Universidad de São Paulo (USP), con el apoyo financiero de Biolab, el fármaco es un caso exitoso.
 
"Se trata de la mayor innovación incremental realizada por una compañía farmacéutica en Brasil en asociación con una universidad", dice el CEO Cleiton de Castro Marques. Hoy en día, el fármaco representa el 90 % de todas las regalías destinadas a la USP. Solo este año, la universidad recibirá más de R$ 4 000 000 de Biolab. El objetivo de la compañía es lanzar Vonau Flash en Perú, Ecuador y Colombia. "El remedio ya está registrado en México, Centroamérica, Arabia Saudita y países árabes. Su formulación también está siendo adecuada en nuestro laboratorio en Canadá, con enfoque en el mercado estadounidense y europeo", anticipa Marques.
 
El antiemético tiene más del 50 % del mercado de náuseas en el país y tiene como diferencial la capacidad de disolución oral entre 15 y 20 segundos, con efecto rápido en el organismo. Los estudios empezaron en 2004 y la patente se concedió el 13 de marzo de 2018. En agosto de este año, el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INPI) reconoció la innovación del medicamento y mantuvo la patente con Biolab y USP.
 
Otro medicamento que también contribuye a la expectativa de internacionalización es el antifúngico Zilt (dapaconazol). Se trata del primer producto de innovación radical desarrollado por una compañía farmacéutica en América Latina, con una llegada prevista al mercado en el segundo semestre del próximo año. La fórmula farmacéutica fue desarrollada 100 % por Biolab, resultado de ocho años de trabajo, y ya se requirieron patentes en los principales mercados internacionales.
 
Para el CEO de Biolab, los mayores obstáculos a la innovación en Brasil siguen siendo los aspectos regulatorios, que deben ser más dinámicos, así como la necesidad de una mayor agilidad del INPI y los órganos de análisis de patentes. "No se puede esperar entre 12 y 15 años para que se analice una patente", destaca. Otro punto es el proceso que las industrias están haciendo en la Cámara de Regulación del Mercado de Drogas (CMED) para que las empresas puedan ser remuneradas por la innovación.
 
Biolab lanzó 40 productos este año, entre genéricos y marcas. La farmacéutica también destinó R$ 450 000 000 para la construcción de un complejo industrial en Pouso Alegre (MG), que entrará en funcionamiento parcial en 2020 y se completará a finales de 2022. La expectativa es generar alrededor de 800 empleos directos.
Ver en la íntegra
arrow_backward Leer más Material
Atención al Cliente 0800 724 6522
faleconosco@biolabfarma.com.br
Manténgase conectado